"Cada hoja es todas las hojas del innumerable Arbol de los Relatos"

Friday, May 23, 2008

Vivir siempre poéticamente

“El orden de las entradas no altera el producto”

El narrador de “Diario de un seductor” aclara que la aparición de cada carta es arbitraria, sin importar la fecha de la misma, como cuando uno lee y relata después lo que ha rescatado de ese momento de placer supremo. Seguramente fijamos en el recuerdo lo que a cada uno nos conviene. De la misma manera, alguna gente hace las adaptaciones:

“De Cordelia recibí una colección de cartas (…) hice copias que ahora quiero intercalar en esta trascripción. No llevan fecha, pero, aunque la llevaran, no me habrían ayudado mucho (…) casi parece que la historia en su desarrollo adquiere una importancia totalmente cualitativa (…) lo que más me ha ayudado han sido algunas palabras que se encuentran en distintos puntos del diario, cuyo significado yo no entendí al principio. Al ponerlas en relación con las cartas, me di cuenta que eran el motivo fundamental. Si no hubiera descubierto este indicio, habría cometido errores muy graves”

Diario de un seductor
Proemio

"¡Qué angustia (…) una mala conciencia es capaz de hacer la vida interesante!(…) El título del libro no me llamó demasiado la atención (…) Aunque yo no considere, por lo que conocía de él anteriormente, que su vida tuviese mucha necesidad de un comentario, sin embargo no puedo negar, después de la ojeada que le he echado ahora, que había escogido el título con mucho gusto y precisión, con gran objetividad y estética en relación con él y sus circunstancias. Aquel título está en perfecta armonía con el contenido del libro, ya que su vida, efectivamente, siempre estuvo inspirada en el sueño de vivir poéticamente. Dotado siempre de una sensibilidad muy desarrollada, él conseguía siempre retratar su propia experiencia. (…) Es muy improbable que, al redactar este diario, él haya tenido ante sí otra finalidad, como es incontestable, por otra parte, que no tiene solo interés para el autor del mismo. (…)¿A que se debe entonces que, a pesar de esto, el diario mantenga su carácter poético? No es difícil responder: se explica por la naturaleza poética de quien lo escribió, para distinguir con precisión la poesía de la realidad. El espíritu poético era es más que él añadía a la realidad.(…) Muchos hombres que aparecen corporalmente en el mundo real no tienen su morada en éste, sino en el otro. Sin embargo, cuando un hombre se aleja, cuando un hombre casi desaparece del mundo de la realidad, depende de un estado de enfermedad o de salud. Y este era el caso de ese hombre, que, sin haberlo visto antes, tuve la ocasión de conocer. No pertenecía al mundo real, y sin embargo tenía muchos lazos con él.(…) Conocí a la jovencita de cuya historia trata en particular el diario. Ignoro si sedujo a otras, aunque, seguramente, podría deducirse de sus papeles. (…) Valiéndose de sus dotes naturales, él sabía engatusar a una joven hasta atarla a su persona, sin preocuparse más tarde de poseerla en sentido estricto. Imagino que sabía llevar a una joven hasta el punto en que llegado aquí, contaba todo, sin que por su parte tuviese lugar la menor presión, sin que hiciera la más mínima alusión al amor, sin una declaración o promesa."

Fragmento de: “Diario de un seductor”. Soeren Kierkegaard, traducción de: Joseph Club.

1 comment:

casino gambling said...

Whoever owns this blog, I would like to say that he has a great idea of choosing a topic.

Blog Archive

About Me

My photo
“María Elsa Rodríguez nació en San Miguel (Buenos Aires, Argentina). Supo que lo suyo no eran las obtusas matemáticas, y que los sueños la movilizaban más que la realidad. Estudió Cinematografía, Fotografía, Biología Marina y Bibliotecología. Formó parte del elenco de: “Gris de Ausencia”, de Roberto Cossa y “Tartufo”. En un momento sospechó que la película más genial y el mejor libro ya existían, por ello, decidió respetuosamente seguir escribiendo en secreto... hasta que: “Mirna, un domingo en camiseta” se estrenó en teatro, para su sorpresa, y envió unos cuentos a una editorial...”