"Cada hoja es todas las hojas del innumerable Arbol de los Relatos"

Tuesday, June 28, 2016

The cocoon effect

Yo soy una amarga, no saludo a nadie en la parada del bondi. Y eso que con algunos viajo a diario. Pero nos miramos y nada más mientas envejecemos juntos día a día. No hay posibilidad de nada. 


El domingo viví "Cocoon", esa película de los viejos que rejuvenecían por un ingrediente extraterrestre. Así planteada parece cualquiera... pero no está tan mal la historia. Sobre todo a esta altura de la vida en la que voy al médico para que me diga que tengo artrosis, que es un milagro que siga menstruando y esas caricias para el espíritu que se escuchan también a diario.
Y no digo que "rejuvenecí", sino que tuve un viaje a ese momento en que en los ochenta vi Cocoon allí mismo, cuando el Empire era un cine de segunda línea (o sea el que daba las películas que ya no eran estreno pero seguían en cartelera). 


Me mató ver las viejas en la entrada, haciendo juego con el lugar, tan Art Deco, tan venido a menos. Pensé que esa era la mirada desde mi punto de vista... pero los pibitos que llegaban detrás de mi, me incluirían en ese paisaje decadente. 
En ese entonces, los jóvenes eramos nosotros y hablamos de la temática del film, que no era tan pelotazo como pensaba, sino más bien amable. Recuerdo que mi acompañante habló de mi impiedad para con Hollywood. Yo era muy dura con El Cine (obviamente por eso me dejó y se fue con otras, igual que el muchacho este). 
La verdad, que la que me gustaría vivir sería "Enamorándose", la de De Niro y Merryl Streep. La de esa pareja que si se habla en el tren y después no puede parar de cruzarse en la vida. 
Pero no me estaría pasando...


Espero que el "efecto Cocoon" me alcance para ponerme en forma un tiempito al menos, como los viejitos de la historia.

Que el cincuentenario nos encuentre unidos... o animados. 
O no tan desparramados.

About Me

My photo
“María Elsa Rodríguez nació en San Miguel (Buenos Aires, Argentina). Supo que lo suyo no eran las obtusas matemáticas, y que los sueños la movilizaban más que la realidad. Estudió Cinematografía, Fotografía, Biología Marina y Bibliotecología. Formó parte del elenco de: “Gris de Ausencia”, de Roberto Cossa y “Tartufo”. En un momento sospechó que la película más genial y el mejor libro ya existían, por ello, decidió respetuosamente seguir escribiendo en secreto... hasta que: “Mirna, un domingo en camiseta” se estrenó en teatro, para su sorpresa, y envió unos cuentos a una editorial...”