"Cada hoja es todas las hojas del innumerable Arbol de los Relatos"

Thursday, July 03, 2008

Decime que mi vida está por comenzar

“Dime que mi vida está por comenzar (...)
¿estarás listo para luchar por tu libertad ?

¡Ahora!
Párate y lucha, porque sabes que tenemos la razón
Debemos atacar las mentiras
Que se han esparcido como una enfermedad en nuestras mentes.”

Por supuesto, la canción también decía después:

“Ilumina tu cuerpo con ira.
Ahora, en este horrible mundo llegó la hora de destruir toda esta maldad.
Ahora, cuando de la orden ¿estarás listo para luchar por tu libertad ?
¡Ahora!
Párate y lucha, porque sabes que tenemos la razón
Debemos atacar las mentiras
Que se han esparcido como una enfermedad en nuestras mentes.
Pronto tendremos poder, cada soldado descansará.
Y esparciremos nuestra bondad para todos los que merecen nuestro amor.
Algunos de ustedes van a morir.
Mártires, por supuesto, de la libertad que les brindaré.
Les daré los nombres de aquellos a quienes deben matar,
Todos deben morir con sus hijos.”[1]

¿Hijos?
Entonces, la cosa cambia. Se toma otra dimensión y se mide con otra vara.
Hay que guardar violín en bolsa…
¡Qué bajón!

“Parado en un bosque viendo al sol
mirando a los árboles pero no hay ninguno
Miro un torrente ondulante que sonríe y luego se va
corro para sentir su consuelo pero el agua esta seca”
(…)
Visiones de los ángeles alrededor mío

bailan en el cieloDejándome aquí (…)
Creo que nunca existe un final

Dios abandonó a este mundo y a su gente hace tiempo”2


[1]El cuchillo”. Genesis.

2Visiones de ángeles (fragmento). Genesis.

No comments:

Blog Archive

About Me

My photo
“María Elsa Rodríguez nació en San Miguel (Buenos Aires, Argentina). Supo que lo suyo no eran las obtusas matemáticas, y que los sueños la movilizaban más que la realidad. Estudió Cinematografía, Fotografía, Biología Marina y Bibliotecología. Formó parte del elenco de: “Gris de Ausencia”, de Roberto Cossa y “Tartufo”. En un momento sospechó que la película más genial y el mejor libro ya existían, por ello, decidió respetuosamente seguir escribiendo en secreto... hasta que: “Mirna, un domingo en camiseta” se estrenó en teatro, para su sorpresa, y envió unos cuentos a una editorial...”