"Cada hoja es todas las hojas del innumerable Arbol de los Relatos"

Sunday, October 12, 2008

"Elsas" mujeres...

Gracias Elsa por tu libro...
Gracias Juana, por ganarme de mano y regalármelo.
Gracias a ambas por sus palabras...

MariElsa

“Elsa:
Se necesita valor para publicar estos poemas.
Porque debería ser normal y no lo es en una sociedad preñada de prejuicios y tabúes, y de machismo (distinto sería si fueras hombre ¿no?). Pero prejuicios, tabúes y machismo, harán que seas vilipendiada, respetada envidiada, censurada. Los poemas son vitales -como vos- alegría y tristeza, sobrios o exaltados, contenidos o desbordados.
Has logrado darle atmósfera poética a un tema difícil, una buena síntesis entre sexo y sentimiento.

Te saludo, Elsa. Saludo tu valentía esclarecedora de mujer -de MUJER- serena, amorosa, loca, conciente, madura, según los que te conocemos bien. O sea los que te queremos.

David Ciechanover
Agosto del 81.”



“El niño insaciable y feroz
Que te alberga
Prende su boca en mi pecho.

“La niña insaciable y feroz
Que me alberga
Prende su boca a tu sexo.”


“Así:
Delirio y éxtasis,
Orgía y batalla.
Algo parecido a la felicidad.
Algo parecido a la muerte.”

“Toma esta arcilla,
Hunde los dedos
En profundidades y promontorios.
Látigo.
Cuchillo.
Trópico.
Lava ardiente.
Rescata de mí
La tierra que guardo
No explorada.
Quiero reconocerme
Cuando devores la miel.
Quiero ser imborrable
En el instante alucinado.
Quiero ser ráfaga última
De este diluvio.
Tiembla.
Invade.
Jadea.
Grita.

Se escapa de sus límites
La fiesta de la piel.”

Fragmento del prólogo de: La fiesta en la piel” de Elsa Fenoglio (3ª ed. Editorial Itzamná. ISBN 950-513-079-1)

No comments:

Blog Archive

About Me

My photo
“María Elsa Rodríguez nació en San Miguel (Buenos Aires, Argentina). Supo que lo suyo no eran las obtusas matemáticas, y que los sueños la movilizaban más que la realidad. Estudió Cinematografía, Fotografía, Biología Marina y Bibliotecología. Formó parte del elenco de: “Gris de Ausencia”, de Roberto Cossa y “Tartufo”. En un momento sospechó que la película más genial y el mejor libro ya existían, por ello, decidió respetuosamente seguir escribiendo en secreto... hasta que: “Mirna, un domingo en camiseta” se estrenó en teatro, para su sorpresa, y envió unos cuentos a una editorial...”