"Cada hoja es todas las hojas del innumerable Arbol de los Relatos"

Wednesday, August 12, 2009

Hamlet de Baires

“El viejo psicoanalista argentino Pichón Riviere, aseveraba: ‘cada encuentro es un reencuentro’, refiriéndose a que cuando uno se encontraba con alguien que jamás había visto, éste probablemente nos disparara sentimientos y recuerdos de personas que pasaron por nuestra vida, y que quizá las hagamos aparecer como atributos de esta persona (Roberto Sánchez, psicólogo social: http://guialdea.blogspot.com/)”

Bueno, a mi me pasa.

Ayer fui al evento que Perceval Press (www.percevalpress.com) organizó en Buenos Aires para presentar el último libro que lanzó: "Antología de la Nueva poesía argentina( pueden conseguirlo además en: http://www.simehiereunrayo.com.ar/home.html)", protagonizado por veintidós artistas.


La cuestión, es que se llenó de gente que quería que Viggo Mortensen se saque fotos, les firme camisetas y papelitos... cosa que él no pretendía y dejó bien clarito. Pero, la verdad que se lo hicieron complicado al final del evento.

¿La gente cree ver en un ídolo un reencuentro con la emoción que nos provocó alguna vez?

Yo lo pensaba mientras veía el descontrol que se armaba para acercarse a este muchacho y pensaba: "¿Yo que vine tempranito, por las dudas, para darle mi pen-drive con obras que escribí humildemente y se me están apolillando como el corazón... le habré roto los kinotos a este chabón?"

Porque no era mi intención. La idea era decirle que se lo daba para que lea cuando pueda, que era "para la editorialensen". Me agradeció, lo guardó en el bolsillo y lo dejé charlando de San Lorenzo con un señor. Inclusive, mientras desenrollábanos el cordón que tenía el adminículo: "esto no lo necesito... ¿no te lo querés llevar?", me dijo. Y yo lo miré, aclarándole que era un regalo, no importaba. Entonces me acordé de Helmut, el artista de los hielos (http://artistinconcluso.blogspot.com/2008/09/artistas-para-lelos.html) que tenía el mismo look, cuando lo vimos (pero él no tenía la camiseta del Ciclón, porque ama a Boca).

¿Se nos mezcla la gente? Pobres, deben estar re-podridos. Aparte... ¿Qué carajo les importa lo que los demás traemos en la cabeza?
Cuando se estaba haciendo la hora del evento en si, la gente empezó a aparecer, pero se fue mezclando el ganado... y, lo que daba la impresión era que querían "robarle el alma" en cada foto.

A "Guido", a Viggo, que se terminó de encabronar cuando una piba quería que le firme el libro de: "El Señor de los Anillos".

"¡Yo no soy el Señor de los Anillos!", le zampó con mala cara, y no quiso saber más nada cerca de las 21.00 hs.

Me parece que despues de estar desde las cuatro de la tarde, macanudamente hablando con todo el que se acercó, fue más que suficiente. Pero aún así al salir... no muy contentas "las chicas" se iban quejando de que no les daban bola porque no estaban buenas. Curioso. La verdad que yo iba a ir con dos que justo en ese momento estaban en examen... pero tendría que haber ido con Roberto Sánchez, el psicólogo social. La gente nunca está conforme.

Hay que tener las bolas de acero

Lamenté esa frase, más que las siguientes que se mandó el cansado firmador a la fuerza, porque el dichoso pen-drive era de marca "Kingston" y le pegué sobre las últimas 4 letras, la fotito del anillo de marras. En el momento me pareció gracioso, porque no decía: "Lord", sinó "King". Justamente, si alguien no se caracteriza por estar en esa pose de diva, es este hombre, pero quería bromear con: "¿Por qué no pusiste una joyería en lugar de una editorial?"

Me temo que no lo hice. Me distrajo con lo del cablecito... y el sospechar que el tipo con el que hablaba era Campanella... el director de cine al que intenté hace tiempo, acercarle por mail lo mismo que le di a Viggo en ese momento. "¿Estoy crazy, Macaya?"

2 comments:

iPatricia said...

Pobre tipo!!! Es el drama de haber casado un papel protagónico y que encima le haya salido bien! Menos mal que sos comprensiva, lástima que el resto son una manga de noxas!!!

María elsa said...

¿Yo soy re-comprensiva?
El, la verdad. Un capo... porque a mi no me rompieron las bolas. Me amasijaron un poco cuando quería salir ¡Cuando tooooodo el resto quería entrar!
Al escritor ese, que me abrazó... fue porque literalmente me arrojaron contra su hombro y el tipo me pidió disculpas, como si me hubiese impactado él... que no podía volvera ingresar donde Viggo quería que esté.

About Me

My photo
“María Elsa Rodríguez nació en San Miguel (Buenos Aires, Argentina). Supo que lo suyo no eran las obtusas matemáticas, y que los sueños la movilizaban más que la realidad. Estudió Cinematografía, Fotografía, Biología Marina y Bibliotecología. Formó parte del elenco de: “Gris de Ausencia”, de Roberto Cossa y “Tartufo”. En un momento sospechó que la película más genial y el mejor libro ya existían, por ello, decidió respetuosamente seguir escribiendo en secreto... hasta que: “Mirna, un domingo en camiseta” se estrenó en teatro, para su sorpresa, y envió unos cuentos a una editorial...”