"Cada hoja es todas las hojas del innumerable Arbol de los Relatos"

Sunday, December 13, 2009

Voyeurs de cabotaje...

Cuando veo el capítulo de Los Simpsons donde Marge escribe una novela y pone a Flanders como “el muchachito”, siempre termino pensando lo mismo: “¿La gente que escribe… lo hace sobre si misma?”
¿No será mucho? La gente que no escribe (pero cree que es una boludez que cualquiera, hasta ellos mismos podrían hacer...) sospecha que lo que se lleva a la historia de marras es: "la vida misma". Y, lo que trata un autor, es de generar cierta verosimilitud, no de hacer periodismo, me temo.
Una cosa es decir que alguien que ha tenido una vida movida puede tener aventuras para contar como Jack London, pero otra es no notar el detalle fundamental: para escribrir, hay que sentarse y hacerlo, como la mamá de la familia Simpson. Un día, le pone el punto final a lo que empezó ante la incredulidad del resto. Esos que no son capaces de hacer algo semejante, pero si de criticarlo o buscar morbosamente en el texto, donde están las partes que les permitan reconocer hechos de su vida. Tal vez, porque las suyas son parodias… en las que desgastan esa energía creativa que otros usan para escribir ficción. ¿O no vemos a diario el esfuerzo sobrehumano de quienes se desgastan y enferman intentando “parecer”?
Los escritores, tal vez son más auténticos. Necesitan poner en sus personajes lo que saben que no son.
Ya lo contaba el cantante Ricardo Arjona hace años en un reportaje antes de separarse de quien lo acusaba de estar confesando un engaño en la canción que dice: “nos vimos, nos reconocimos enseguida, pero tarde”, para enroscarse en la descripción de ese sentimiento que todos alguna vez padecimos al estar en alguna relación que ya no nos satisface, pero en la que insistimos tercamente, tratando de restaurar…
Bien, el muchacho intentaba explicar que también había escrito sobre otras situaciones que le sucedían a un taxista, por ejemplo, y él no lo había sido.
Ricardo, a mi, me pasa lo mismo que a usted… y que a Marge.
He escrito para diversos artistas que me traían ideas que desarrollé para ellos… pero siempre alguien me pregunta algo del texto, como si se tratara de mi biografía.
¿Y cuándo escribí para hombres?
En el caso de la novela: http://unadextranjerosenyankilandia.blogspot.com/2009/12/capitulo-5-resiliencia.html ) esa era la intención.
Reconozco que usé mucho de lo que mi papá contaba de su propia juventud, pero jamás estuve en Yanquilandia, ni fui rica y estanciera, ni un tipo con una vida tan jodida.
Solo trataba de hacer una novela negra con los condimentos que el género especifica.
Tal vez, Arjona, que era un pibe bien fulero al principio, tuvo que ingeniárselas para levantar minitas y se fue perfeccionando en el arte de decir lo que la mayoría quiere oír. No neguemos que tiene un olfato y un poder de observación asombroso… ahora, ya hasta lo consideran “lindo”.
Entonces, volviendo al principio: para los “voyeurs” de sus vecinos y conocidos… y, para los que solo leen pensando que están desnudando al autor, les diría que a veces, no hay mucho para ver.
Por mi, les digo… sepan disculpar, es lo que hay.

No comments:

About Me

My photo
“María Elsa Rodríguez nació en San Miguel (Buenos Aires, Argentina). Supo que lo suyo no eran las obtusas matemáticas, y que los sueños la movilizaban más que la realidad. Estudió Cinematografía, Fotografía, Biología Marina y Bibliotecología. Formó parte del elenco de: “Gris de Ausencia”, de Roberto Cossa y “Tartufo”. En un momento sospechó que la película más genial y el mejor libro ya existían, por ello, decidió respetuosamente seguir escribiendo en secreto... hasta que: “Mirna, un domingo en camiseta” se estrenó en teatro, para su sorpresa, y envió unos cuentos a una editorial...”