"Cada hoja es todas las hojas del innumerable Arbol de los Relatos"

Monday, July 03, 2006

Cochinas Alimañas


¡Esos viles!... ¡Se terminó el mundial, justo ahora que me estaba gustando!. Siempre me pasa, soy “como el salmón”.
¡Fuimos a protestar con los de Greenpeace, creyendo que “las alimañas” eran animalitos indefensos!. Era por lo tramposos. ¡Cochina Alimaña!. ¿Le pagaste al referí?.
¡Yo que ni había visto un partido!. Cuando noto que la cosa se ponía espesa para los nuestros, casi me sentí mufa. Me estaba por ir a dar una vuelta y escucho a mi hija decir: “me voy a hacer hincha de la selección, no por el fútbol... sino porque esto es una injusticia”. Entonces, supe que no me la habían cambiado... ¡Y pensar que la estaba por devolver!
De la misma manera que viví esta fiebre mundialista, “casi a solas”, podría hacer una comparación de cómo sentí hasta hace muy poco con el recuerdo amargo “del proceso (y comprenderán que lo ponga en minúscula)”. En un barrio de mayoría militar, también viví ajena a sus ideas y sentimientos acerca de esa época “tan futboleramente triunfalista”... para ellos, mientras les duró. Mi hermano Miguel Angel, como tantos, murió y se perdió muchos mundiales. Pero la sensación de injusticia, de estar entre nazis con amnesia... se me fue este marzo pasado, justo antes del 24. Entrando a la escuela de mi hija, la misma a la que fui en plena dictadura y que entonces, tenía en las paredes carteles con arengas: Esta vez, tenía fotos de Videla y su banda, pero debajo, la leyenda era otra...
Les dejo: “Una de aparecidos”...
Todo llega.

1 comment:

Roxana said...

Ahora que terminó el "neocarnaval contemporaneo" ¿que hacemos? (que pregunta la mía)
Mariel te felicito!!!!!!!!

Roxana(otra bibliotecaria por casualidad)

About Me

My photo
“María Elsa Rodríguez nació en San Miguel (Buenos Aires, Argentina). Supo que lo suyo no eran las obtusas matemáticas, y que los sueños la movilizaban más que la realidad. Estudió Cinematografía, Fotografía, Biología Marina y Bibliotecología. Formó parte del elenco de: “Gris de Ausencia”, de Roberto Cossa y “Tartufo”. En un momento sospechó que la película más genial y el mejor libro ya existían, por ello, decidió respetuosamente seguir escribiendo en secreto... hasta que: “Mirna, un domingo en camiseta” se estrenó en teatro, para su sorpresa, y envió unos cuentos a una editorial...”