"Cada hoja es todas las hojas del innumerable Arbol de los Relatos"

Sunday, October 11, 2015

¡PRIMICIA EXCLUSIVA!



Michael Jackson no murió, queridos lectores.
No al menos en la fecha y lugar que se publicitó por los demás medios de comunicación para ocultar la verdad. Una verdad dolorosa (sobre todo para él, que la vivió… hasta que derivó en el mortal desenlace).
Sé que pongo en peligro mi propia existencia al confesar estos penosos sucesos, ya que la familia Jackson no dejará de desacreditarme (en el mejor de los casos). Los creo capaces de cualquier cosa… incluso de provocarme un “lamentable accidente”.
Si algo me ocurre, ésta es la prueba del delito:
Los acuso de malversación de fondos y negligencia criminal.
No quiero seguir callando. Este silencio va en contra de mis principios de verdad como periodista.
No puedo revelar mis fuentes, aunque una de ellas es el propio cadáver que fue llorado por millones de fans alrededor del mundo. No creo que él me reproche la confesión a esta altura; ya que descansa sin paz, como su patrón.
 “Yo no soy yo” me dijo el bailarín justo antes de que una turba de musculosos vestidos de policías lo arrastraran lejos de . Eso ocurrió antes del fatal desenlace mediático. Apenas pude reconocer su rostro (y no me refiero al efecto de las múltiples cirugías que se le endilgaban). Podrán reprocharme que mis entrevistados son personas de pocas palabras… pero sus respuestas lo dicen todo, y gracias a ese indicio pude recabar la información necesaria para anunciar hoy lo que se ocultó por tanto tiempo. Tras esta revelación inicial, pude saber que al verdadero Michael lo suplantaba éste a quien la gente aplaudió por años pensando que era el verdadero rey del pop.
, señores: el paliducho cadáver que tuvo una muerte asistida por el médico de Michael Jackson no era otro que su empleado. Un joven que hacía las veces de doble de la estrella para que el divo pudiera “descansar en paz” de su agitada agenda. Irónico.
La verdad es que Mike está muerto, pero por otro tipo de sobredosis no tan glamorosa, pero no menos extraña. Se sabe entre los más íntimos que su adicción a la lavandina lo perdió hace mucho…

Un allegado me relató que primero se conformaba con chapuzones continuos en su piscina llena de cloro. Pero no tuvo la paciencia de santo que ese método de blanqueamiento le hubiera demandado; así que, una tarde ingirió de un solo saque una Ayudín completa. Su cuerpo no lo pudo soportar: “Blanqueado mortal”, amigos.
Es triste que esta muerte sea tan absurda, como la que se brinda como oficial.
Lo bueno del caso sería que fue su decisión. Tal vez la única que pudo haber tomado (valga la redundancia) por su cuenta.


Pero deseo, por sobre todas las cosas, que se sepa que el verdadero homicidio y/odescuido” que provocó el deceso conocido no fue más que un tema de malversación de fondos; de “lavado de dinero” –casi podría decir si no sonara risueño (pero poco feliz en este caso)–. Podría afirmar que el médico del difunto “Number One” colocaba en la mesa de luz de la víctima número dos, ya por costumbre, lavandina barata (ninguneándolo y quedándose con los vueltos). No la sustancia que inducía el sueño, como se publicó por doquier y valía fortunas. Artilugio lleno de desprecio, criminal y sin sentido…
 ¡Vergonzoso y absurdo!
El segundo occiso ya era blanco.
Pero la familia de Michael Jackson no lo reconocerá jamás, aunque el fantasma los ronde tímidamente hasta que se vuelva zombie como en: Thriller”.



María Elsa Rodríguez


No comments:

About Me

My photo
“María Elsa Rodríguez nació en San Miguel (Buenos Aires, Argentina). Supo que lo suyo no eran las obtusas matemáticas, y que los sueños la movilizaban más que la realidad. Estudió Cinematografía, Fotografía, Biología Marina y Bibliotecología. Formó parte del elenco de: “Gris de Ausencia”, de Roberto Cossa y “Tartufo”. En un momento sospechó que la película más genial y el mejor libro ya existían, por ello, decidió respetuosamente seguir escribiendo en secreto... hasta que: “Mirna, un domingo en camiseta” se estrenó en teatro, para su sorpresa, y envió unos cuentos a una editorial...”